Ubongo

Ubongo es un juego tipo party de habilidad y resolución de puzzles tipo Tetris.

Publicado en España por Devir, se trata de un juego de 1 a 4 jugadores con partidas cortas de unos 30 minutos y recomendado según pone en la caja a partir de 8 años, aunque tranquilamente creo que podría jugarse en familia con niños desde 6 años.

Para comenzar la partida se reparte a cada jugador un set de 12 piezas con las que tendrán que realizar las figuras y se colocan en el marcador de rondas 9 zafiros (piedras azules) y 9 ámbares (piezas marrones), el resto de zafiros y ámbares (10 de cada), junto con los 10 rubíes (piezas rojas) y las 10 esmeraldas (piezas verdes) se introducen en la bolsa de tela y se dejan a mano.

Componentes del Ubongo

La partida transcurre a lo largo de 9 turnos, en cada uno de ellos se les repartirá una plantilla a cada jugador, se tirará el dado personalizado que viene con el juego y entonces se deberá completar el patrón de la plantilla con las piezas que ha determinado el dado.

Esto deberá realizarse antes de que acabe el tiempo que marca un reloj de arena.

El primer jugador en completar el patrón deberá gritar ¡Ubongo!

El resto de jugadores aún podrán resolver su tarjeta hasta que acabe el tiempo.

Si ningún jugador ha resuelto su plantilla a tiempo, tendrán una nueva vuelta del reloj de arena para intentarlo.

El jugador que consiguió gritar Ubongo se llevará el zafiro correspondiente al turno en el que están y el siguiente más rápido el ámbar. Además todos (incluyendo los dos anteriores) los jugadores que consiguieron completar su figura a tiempo robarán una piedra de la bolsa.

Así hasta que al final de las 9 rondas se acaba la partida y toca hacer recuento. En este se sumará el valor de nuestras piedras (4 puntos por cada rubí, 3 por cada zafiro, 2 por cada esmeralda y 1 por cada ambar). El que más puntos haya conseguido será el ganador.

Como veis la mecánica de robo de piedras hace que haya un pequeño factor de azar (en la bolsa hay piedras de más valor que las fijas que se pueden conseguir siendo de los primeros en cada ronda), por lo que me pareció super acertada la recomendación que me hicieron en la tienda donde lo compré (Joker en Bilbao), en la que me aconsejaron el juego para regalar a hermanos en los que uno fuese más hábil que otro, de forma que a pesar de la posibilidad de que alguno siempre resuelva antes los patrones que el otro, ese pequeño factor suerte haga que no siempre gane la partida el mismo, evitando que se frustre y que de esta forma el juego caiga en el olvido.

El juego lo he comprado dos veces, la primera para regalar y la segunda, tras las buenas valoraciones de los receptores del primero, para la ludoteca familiar.

En mi experiencia os diré, que pese a que últimamente ya no sale apenas a mesa y se ha visto relegado por otros juegos, durante una temporada M se sintió super a gusto jugando al mismo, de hecho en esos periodos vacacionales en los que toca echar mano de los aitites, M preparaba su mochila con el Ubongo dentro y daba gusto llegar a recogerle y encontrarles todo concentrados echando una partida.

Como habréis podido ver, o espero haberme hecho entender, un juego muy party y familiar que funcionará con todo tipo de jugadores, ya que si bien los más jugones no lo sacarán para jugar entre ellos, si que es una muy buena opción a tener en cuenta cuando quieres mostrar parte de este bonito hobby a los no iniciados.

De nuevo y para finalizar la reseña me veo en la obligación de destacar la excelente cuna en la que todos los componentes quedan perfectamente recogidos.

Autor entrada: J

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *