Pokemon JCC

El juego de cartas coleccionables de Pokemon es posiblemente el primer juego con algo de chica que compartí con M.

Una de nuestras primeras partidas

En 2016, con 6 años, M estaba en plena fiebre Pokemon, aun sigue con ella aunque en menor medida, y en una de las visitas al «chino» con madre, acabó con un par de cajitas en las que venían una gran cantidad de cartas Pokemon.

Tras ver que a nivel de calidad de material eran un poco justitas, y que las traducciones en muchos casos eran directamente ridículas, me dí cuenta de lo falsas que eran, pero me pusieron sobre la pista del juego.

Así que aproveche alguno de los merecidos premios que de vez en cuando consigue para hacerme con un par de barajas oficiales.

Y ahí vino mi sorpresa, pues el juego es super divertido, y muy disfrutable, tanto para jugarlo con niños como entre adultos.

Este juego ya introduce un serie de mecanicas que M consiguió interiorizar rapidamente y que han facilitado el aprendizaje de otras muchas y facilitado mi labor cuando le he explicado reglas de otros juegos.

La locura de este Pokemon JCC viene con la cantidad de colecciones que salen, y con el pastizal que puedes dejarte al final si tienes afan completacionista.

De todas formas, la mejor forma de iniciarse es hacerse con un par de barajas, de cualquiera de las series, en las que normalmente se compaginan Pokemon de dos tipos distintos. En cualquier tienda especializada podrás encontrarlas entre los 12 y los 20 euros, cada una, dependiendo de la serie y de hace cuando fue lanzada al mercado.

Los sobres suelen rondar, si la memoria no me falla, los 4 euros, aunque es habitual encontrar ofertas de sobres de series pasadas.

De todas formas con un par de barajas tienes más que sufiente para echar unas buenas partidas.

Durante un tiempo, fue nuestro juego de cabecera, y llegamos a acumular un montón de cartas y unas cuantas barajas (creo que se nos fué un poco de las manos).

Lo bueno además de este Pokemon JCC, es que si quieres puedes probarlo antes de hacerte con alguna baraja, y es que tiene una versión oficial online que funciona a las mil maravillas, y en la que además podrás ir registrando las barajas físicas que compres para tenerlas disponibles en el juego online, y por cada sobre físico también conseguirás uno digital de la misma colección.

En definitiva, un muy recomendable juego, con reglas sencillas, como os he dicho con 6 años M ya era capaz de jugarlo, y que tiene una profundidad decente garantizando el disfrute tanto por parte de los niños como de los adultos.

De hecho, en nuestras salidas, sobre todo cuando quedamos con uno de los amigos de M, al que también introducimos en este juego, siempre llevamos un par de mazos, al que ellos le dedican sus buenos minutos, mientras los aitas nos tomamos algún merecido refrigerio ;).


Autor entrada: J

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *